Álvaro es mi hijo pequeño. Su pasión es el hockey sobre patines. Juega desde muy pequeño en el equipo del cole y el verano pasado se acababa de comprar sus nuevos patines para estrenar la temporada… Me dijo que había algunas marcas que ofrecían la posibilidad de grabarlos con su nombre y que a él le gustaría tenerlos personalizados… Dicho y hecho!!! Si personalizo piel en bolsos y carteras ¿porqué no hacer lo mismo en los patines? Empleando los mismos colores de la bota y los cordones les pusimos su nombre a un lado y el número con el que jugaba por detrás.

Quedaron fenomenal y, dicho sea de paso, han soportado estoicamente todos los entrenamientos y partidos de la pasada temporada. Qué mejor prueba de que la calidad de los pigmentos empleados es inmejorable!!!