Información del proceso:

Este escritorio iba a ser un regalo para otra persona pero el resultado le gustó tanto a la clienta que lo reubicó en su casa de nuevo.

Se trata del típico escritorio secreter con tapa abatible .

El estado del cuero del interior de la tapa que es el tablero una vez abierto estaba en perfecto estado y el resto del mueble tanto ensambles como cajones también por lo que simplemente había que decorarlo.

Tenía prisa por tenerlo por lo que me pidió un acabado rápido y le propuse este blanco decapado que deja asomar la madera oscura en algunas zonas. Los tiradores eran muy bonitos pero el coor dorado no encajaba nada con su nuevo aspecto por lo que decidimos pintarlos en el mismo tono que el mueble para integrarlos y quedaron francamente bien.