Información del proceso:

Este escritorio heredado no tenía posibilidades de formar parte de la decoración de la casa si no era dándole otro aire.

Su propietaria me pedía algo moderno y llamativo que contrastara con lo clásico del propio mueble. La idea fue dar un toque metalizado por el exterior de modo que cerrado quedara algo más discreto pero lacamos en rojo china brillante todos los interiores. Los tiradores pintados en el mismo tono que el resto del mueble quedan perfectamente integrados. Cuando esta abierto es cuando realmente se ve espectacular.