Información del proceso:

Este escritorio tenía unas dimensiones enormes por lo que su dueña tenía cierto miedo a darle un acabado metálico a pesar de que era el que más le gustaba de todas las muestras que le presenté. Final y afortunadamente se decidió, porque el resultado no puede ser mas bonito. Los tonos metálicos aplicasdos entre plata y oro (indefinido) se aplican  decapando sobre una base negra de modo que la propia base sirve para envejecerlo. Además después se le dio una pátina oleosa para apagar un poco más el tono metálico.

En la habitación en la que está ubicado encaja a la perfección y sus dueños quedaron encantados con el resultado.